Satorrak Espeleo
La navidad esta cerca y los compromisos familiares aprietan, aun así, sacamos tiempo
para la espeleo y nos dirigimos a Leire.
Nos encontramos entre las zonas de Tomasas y Quiñonadas. La lista de cavidades que
faltan por explorar es amplia y Roma no se hizo en un día, así que poco a poco irán
cayendo de la lista.
Empezamos con las simas mas cercanas a la carretera. La primera es una sima estrecha
que se amplía en su interior, formada en una fractura con dirección N-S, una
sucesión de dos repisas que dan en total 30m. La siguiente se encuentra a unos cien
metros. Se trata de una sima de 27m con un pozo circular continúo, formado también
en la misma fractura N-S que la anterior. Ahí quedan dos simas más exploradas y
catalogadas.
Queda poca luz y el frio va reclamando su dominio nocturno. Esto no nos frena para intentar rascar algo más de tiempo y escarbar en una profunda dolina donde en su día dejamos como incógnita una fisura taponada por tierra y roca suelta. El resultado después de un rato es negativo, el frio empieza a apoderarse de nuestras articulaciones y la idea de recoger y tomar un café caliente en domeño, toma fuerza. ¡La labor de catálogo continua, hasta la próxima!